Consejos ante un accidente de tráfico

Poner en práctica las técnicas del sistema PAS cuando somos testigos o estamos implicados en un accidente es fundamental para que las lesiones del herido no se agraven.

Cuando presenciamos o estamos implicados en un accidente de tráfico es fundamental tener precaución y aplicar técnicas de primeros auxilios hasta que llegué la atención médica profesional. El objetivo es intentar reducir al máximo las posibles lesiones que pueda tener el herido.

Ante todo, hay que tener en cuenta que no todos tenemos los conocimientos específicos para atender a una víctima o no todas las personas tienen la templanza para actuar en esta situación. Sin embargo, el sistema PAS lo puede articular cualquier persona debido a su sencillez y sentido común. Dicho sistema está compuesto por la abreviación PAS con el fin de que sea mucho más fácil recordar los siguientes pasos a seguir:

P de proteger: de lo primero que hay que asegurarnos es que tanto nosotros mismos como el accidentado estamos fuera de peligro y no corremos ningún riesgo. A continuación, es necesario proteger la zona del accidente para que no se produzcan nuevas colisiones o atropellos. Para ello, es necesario colocar los triángulos reflectantes a 150 metros de distancia del lugar del accidente con el objetivo de alertar al resto de los conductores de que se ha producido un accidente y deben extremar las precauciones. También es indispensable ponerse el chaleco reflectante para aumentar nuestra visibilidad.

A de Avisar: es necesario llamar al 112, es decir, a los servicios de emergencia lo más rápido posible. Es conveniente indicar el lugar, tipo de accidente, número aproximado de heridos, así como su estado, número de coches implicados y las circunstancias o peligros que puedan agravar la situación.

S de Socorrer: atender al accidentado con el fin de disminuir el riesgo de complicaciones posteriores. Si no disponemos de conocimientos profesionales de reanimación, lo único que podemos hacer es hablar y tranquilizar a la víctima para que no quede inconsciente y en caso de que tenga dificultades para respirar, inclinarle ligeramente la cabeza hacía atrás sin moverle el eje de la columna vertebral con el fin de abrirle un poco las vías respiratorias.

Otras pautas a tener en cuenta son:

Evitar mover al herido, a no ser que sea totalmente necesario por riesgo de atropello o fuego. En este caso, es fundamental no mover el eje de la columna vertebral.

Si es un motorista, no quitarle el casco.

No dar de beber agua a una persona inconsciente.

Evitar que el herido pierda el calor corporal.

No dejar solo al accidentado

Compartir esta entrada